Viernes , 18 abril 2014
Últimas noticias

La mano que da

GERIATRICO PROVINCIAL DE ROSARIO

A solo dos años de la sanción legislativa que convirtiera a la ilustre villa en ciudad, se funda, el 25 de junio de 1854, la Sociedad de Beneficencia de Rosario, merced a las gestiones de Don Federico de la Barra y Don Nicasio Oroño. El primero, destacado periodista y director del diario La Confederación, tuvo la virtud de reunir e interesar a todos los ciudadanos altruístas y supo aprovechar su amistad con el gobernador Crespo para obtener apoyo provincial para la fundación de la Sociedad. El segundo, hizo lo propio con el presidente de la Confederación, don Justo José de Urquiza, obteniendo el auxilio monetario necesario para la construcción de un hospital.

La primera comisión quedó integrada por las señoras Laureana Correa de Benegas, como presidenta y las señoras Eugenia Carbonell de Vidal y Rosa Freyre de Fayó, como secretaria y tesorera, respectivamente. La Sociedad nació con el máximo apoyo político, que se hiciera extensivo durante los primeros siete años de vida.

El principal destino de esta institución era la constitución de un Hospital de Caridad, para lo cual se inició una contribución popular, con marcado éxito. El terreno donde se levanta actualmente el Hospital Provincial, fue donado por el señor José Soaje, respetando la decisión de su anterior propietario, don Domingo Correa. La funcación tiene fecha 4 de octubre de 1855; padrino del edificio fue el gobernador José María Cullen y contaba con 24 camas que seis años más tarde, se duplicarían.

Es de destacar la acción de la fundadoras de esta sociedad, ya que cocinaban, lavaban la ropa y limpiaban las salas; además fueron enfermeras y asistentes en el cuidado de los pacientes. Unos años más tarde se inauguró la Capilla, en el mismo predio que ocupa en la actualidad. En esos tiempos urgía la atención médica, ya que a las batallas de Pavón y Cepeda, se agregaba la guerra con el Paraguay, cuyo transcurso, fue el hospital uno de los centros más importantes para la atención de los heridos.

En la década del 80, el hospital creció; se inauguraron nuevas salas y se refaccionaron las ya existentes, y en el año 1888, se inaugura el Asilo de Mendigos y Dementes cuyo terreno fue donado por el Dr. Camilo Aldao. Era en ese entonces, tan pujante, armoniosa y efectiva la acción de la Sociedad, que fue calificada como obra monumental.

En el año 1890 estalló la crisis moral, política y económica en nuestro país; Rosario contaba con 70.000 habitantes. Nuevamente la Sociedad estuvo al servicio de la ciudadanía, junto con la institución San Vicente de Paul. Funcionaron ollas populares, la ración conocida como “plato de los pobres”, una panadería municipal, se asignaron raciones de carne para los mendigos del asilo y provisiones de alimento y vestido para los presos, no sólo hacinados, sino también abandonados por el estado.

Para el año 1902, el hospital de Caridad era una institución modelo en el país y en Sudamérica; se atendían 500 camas. El personal sanitario y médico estaba constituido por nueve personas y el de servicio por 26.

En el Asilo se atendieron 232 mendigos y su personal estaba formado por 6 hermanas de la Caridad, un médico, un capellán y seis empleados de servicio.

A partir del año 1940, cuando Rosario había cuatriplicado su población (450.000) el Hospital de Caridad no pudo satisfacer las necesidades de esta numerosa población rosarina. La comisión directiva encargó a los arquitectos Tito y José Micheletti, el estudio de un proyecto general de hospital, a realizarse en la misma manzana, el estudio llevó dos años, la maqueta mostraba una edificación de seis pisos y subsuelos, en un cuerpo principal y cuatro alas. Para febrero de 1943, se pudo culminar el cuerpo ubicado por la calle 1º de Mayo al que todos conocemos como el monoblock.

UN NUEVO CONCEPTO DEL ESTADO Y LA ACCIÓN SOCIAL
En el año 1948, fue creada la Dirección General de Ayuda Social por el gobierno peronista, que tenía por objeto absorber todas las instituciones benéficas del país, aunque sin llegar a disolverlas. El propósito era sin lugar a dudas, que la asistencia social quedara en manos del Estado.

Entre los años 48 y 50 las instituciones de Rosario no recibieron los subsidios otorgados con anterioridad. Y en el año 1950 se tomó una decisión más dura aún: se estatizaron las instituciones privadas de caridad. Y el 23 de agosto de 1950 la Sociedad de Damas de Beneficencia de Rosario fue intervenida. El legendario Hospital de Caridad pasó a llamarse “Eva Perón”. Ese día se presentaron el Ministro de Salud de la provincia Antonio Rodenas y el director de sanidad, Juan Lo Celso, ocasión en que fue leído el decreto del Poder Ejecutivo; basaba su intervención a la Sociedad en las limitaciones de la misma, que debía mantener 500 camas (y sólo lograba 365). Tres meses más tarde, el gobernador Juan Caesar, le retiró la personería jurídica, de la que había gozado durante 60 años, pasando sus bienes al gobierno provincial; la misma fue restituida el año 1956 y los Hospitales fueron restituidos en el año 1963.

Durante esta etapa se cumplieron los cien años de la fundación de la Sociedad. Como el Hospital había pasado a ser una bandera política, se rindieron honores a la política social y sanitaria inaugurada por el oficialismo.

El año 1963 señala el comienzo de una nueva etapa para la Sociedad, durante la cual se logran importantes emprendimientos; una costosa unidad electrónica para estudios hemodinámicos, la construcción del Pabellón de Docencia junto con la Fundación Prats, el Servicio de Oncología, Medicina Nuclear, Clínica de Mujeres, Oftalmología, Laboratorio Central, Servicio de Ecografía, Servicio de rehabilitación del cardíaco, Oficina de Personal, Mesa de Entrada, Baños Públicos, entre muchos otros. Y finalmente se llegó a un acuerdo histórico: la fiscalización de los establecimientos le correspondía, por ley, al gobierno y se iniciaría una acción conjunta y complementada con la Sociedad de Beneficencia. O sea que en la actualidad el Ministerio de Salud de la Provincia de Santa Fe arrienda los dos hospitales: el Hospital Provincial que por segunda vez cambió de nombre y el Hogar del Ancianos, hoy Hospital Geriátrico.

¿Cómo es posible mantener una institución por tan prolongado espacio de tiempo? La respuesta es muy sencilla; mucho trabajo, mucha honestidad, mucho amor al prójimo. No hubo intereses ni políticos, ni económicos.

Y como 150 años son muchos, pasaremos ahora a contarles como se maneja la Sociedad en la actualidad. O sea que al próximo párrafo lo titularemos: “La Sociedad de Beneficencia, hoy”.

SOCIEDAD DE BENEFICENCIA DE ROSARIO – HOY

Nos ha cabido el alto honor de ser distinguidas como entidad benemérita, hecho que se concretó en el mes de junio del año 1999, en un acto que dio cuentas de la importancia de tal designación.

La Comisión de la Sociedad está constituida por 21 señoras, un síndico y un síndico suplente. Paga mensualmente cinco empleos en la sede y dos en el Hospital. Nuestra acción se reparte entre los dos hospitales, un comedor comunitario y muchas veces atendemos pedidos de otras personas u otros lugares donde nuestra ayuda logra solucionar problemas de gran urgencia.

HOSPITAL GERIÁTRICO DE ROSARIO – Ayolas 141

En este hospital reciben atención médica, alimentación y hospedaje 226 ancianos. El personal asciende a 233 personas.

Hay seis religiosas de la orden Ntra. Señora del Huerto que realizan una importante obra en el hogar.

GRUPO DE LECTORAS

Una vez a la semana, los jueves de 16 a 17:30 un grupo de cuatro señoras les dedican una hora para leerles cuentos, historias, lectura religiosa; de todo esto los ancianos no solo participan sino que sugieren temas. A veces los internos cantan y antes de terminar se sirve un refrigerio.

GRUPO DE ANCIANAS TEJEDORAS

La Sociedad las provee de lana y ellas tejen hermosas prendas que luego entregan a neonatología del Hospital Provincial, acondicionadas en hermosas canastas.

LAS CAPILLAS

Las Capillas de los hospitales son también motivo de preocupación y atención de parte de la Sociedad.

La Capilla del Hospital Provincial ha sido nombrada Iglesia de San José de la Caridad.

COMEDOR COMUNITARIO

Pero hace cuatro años, dada la situación de pobreza y necesidades que sufre un sector muy importante de la población, la Sociedad se interesó por las carencias en la villa “25 de mayo”, sita en la calle Santiago 4466.

A los efectos de que pudieran trabajar, se puso en condiciones un espacio (techo, ventanas, piso, pintura) y se les entregó una cocina industrial, una heladera, una máquina de coser, para que pudieran cocinar y confeccionar ropa, con telas que ellas recibían de algunos negocios. Un grupo de mujeres trabaja con ahínco, de manera que a la habitación se le agregó un baño y mediante una donación N.N. se adquirieron otras habitaciones, donde se imparte enseñanza de adultos. Esta tarea es un emprendimiento de la Universidad, de alfabetización. Hemos destinado una partida mensual para proveer de una comida diaria a 350 personas.

beneficenciarosario.org.ar

509 , 2 hoy

Un comentario

  1. Hola disculpen necesito una consulta ,,, por este medio para orientarme ,, tengo a mi papa en rosario yo vivo en bariloche , mi papa tiene obra social del rosendo garcia ,, pero hay un problema no tienen un geriatrico la obra social ,, sufrio un,, ACV y mal de parquison deeclarado hace 4 meses aproximados ,,, tiene 74 años lo cuida mi mama pero no da mas ,, mi pregunta es esta como podrian ayudarme con respecto a la internacion en su institucion ,,,o a quien me tengo que dirijir o algun directivo de ustedes ,,,espero su respuesta desde ya muchas gracias ,,, omill

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top