Radioteatro: sonidos para la imaginación

Desde 1930 hasta 1970, las familias argentinas se reunían a la hora señalada alrededor de la radio para escuchar los relatos cautivantes narrados por actores que combinaban su voz con sonidos usados intencionalmente para lograr que los oyentes imagines las historias y puedan también evocar recuerdos propios.

El sonidista cumplía un papel protagónico en este género ya que, junto con los actores, era el encargado de hacer los efectos de sonido: los pasos de los que caminan, un teléfono que suena, los murmullos, el ruido de los cubiertos en un restaurante.

Con creatividad, encontraban la manera de representar hasta los más mínimos sonidos para transportar a los oyentes a cada situación: al estrujar papel celofán se imitaba el fuego, frotando un corcho sobre un vidrio con resina sonaba el chirrido de na puerta al abrirse, una caja de fósforos golpeada cuidadosamente suplía una máquina de escribir, pinchar un globo con una aguja o cerrar con fuerza la tapa de un piano simulaban ser disparos.

happy wheels

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>